ACEPTACIÓN PURA Y SIMPLE O A BENEFICIO DE INVENTARIO

Las consecuencias de la aceptación de la herencia son diferentes según que se realice de forma pura y simple o a beneficio de inventario.

Como consecuencia de la aceptación pura y simple de la herencia, se adquieren todos los bienes, derechos y obligaciones de la persona fallecida y el heredero responde de las deudas y cargas que hubiese podido dejar no solo con los bienes de la herencia sino con los suyos propios. En el supuesto de que hubiere varios herederos cada uno responderá por la totalidad de las deudas (artículo 1084 CC).

Si por el contrario se acepta la herencia a beneficio de inventario, el heredero no responderá de las deudas y cargas de la herencia con los bienes propios, sino únicamente con los bienes de la herencia.

Sería deseable, como sucede que en el derecho Catalán, que la regla general fuese la aceptación a beneficio de inventario,  de modo que los los herederos pudieren disfrutar   de ese beneficio, aunque no lo manifiesten de modo expreso,  pero desgraciadamente nuestro derecho de sucesiones, tiene mucho para hacer,  modificar y modernizar.