CUOTA hipotecaria

La cuota hipotecaria hace referencia a cada uno de los pagos periódicos que se deben realizar para ir devolviendo el préstamo hipotecario. Suele ser mensual, trimestral y en algún caso anual.

La cuota está compuesta por dos partes: el capital y los intereses.

¿Qué ocurre con la cuota si existe carencia?

En este caso, la cuota estará formada exclusivamente por la parte correspondiente a intereses.

La cuota en el caso de hipotecas a tipo de interés fijo será constante a lo largo de toda la vida del préstamo. Si por el contrario, la hipoteca se ha formalizado a un tipo de interés variable con referencias el Euribor, cambiará cada vez que cambie el este referencial.