Bono estructurado

Los bonos estructurados son productos financieros de inversión que permiten al inversor conseguir una rentabilidad -o posible pérdida de capital en su caso-, vinculada a la evolución de un determinado activo de referencia.

¿Qué es un bono estructurado?

Un bono estructurado es, pues, un producto financiero de inversión, con un plazo máximo de vencimiento fijado previamente, que mediante una combinación de activos de renta fija y/o variable y productos derivados sobre dichos activos, otros activos o índices, permite al inversor conseguir una rentabilidad variable vinculada a la evolución de un determinado activo subyacente.

Estos activos subyacentes son muy diversos, pudiendo utilizarse desde índices bursátiles, acciones, fondos de inversión, materias primas hasta tipos de cambio o de interés, etc.

En la generación de un bono estructurado intervienen, normalmente, tres elementos:

  • El emisor, que es la entidad que fija un coste financiero de emisión y cubre las posibles posiciones de riesgo contra un banco de inversión.
  • El intermediario, que suele ser un banco de inversión que, partiendo de la demanda de sus clientes, consigue los bonos subyacentes del mercado o del emisor.
  • El inversor, que es el demandante del bono.

Tipos de bonos estructurados

Hay diferentes tipos de bonos estructurados. Los más comunes se pueden englobar en cuatro categorías:

Bonos con capital garantizado 100 por cien a vencimiento

El capital o un porcentaje del capital está garantizado a vencimiento. El inversor, en el peor de los casos, solamente arriesga obtener una rentabilidad cero. Son los bonos más seguros dentro de su categoría.

Bonos con participación sobre el activo subyacente

Se vincula la rentabilidad del estructurado a la evolución de un activo subyacente. Para ello, se determina un factor de participación -normalmente entre un 70 y un 100 por ciento- que servirá para calcular el interés final devengado por el producto.

Bonos con cupones digitales

Pagan un cupón determinado de antemano si el activo subyacente alcanza un nivel prefijado en alguna de las fechas de observación designadas.

Bono reverse convertibles

Son productos estructurados con un plazo de inversión corto (uno a dos años), sin el capital protegido y que paga una rentabilidad fija a vencimiento. La devolución del capital invertido se vincula al comportamiento de un activo subyacente, normalmente una acción individual.

Riesgos de los bonos estructurados

Lo primero que hay que considerar es que los bonos estructurados no cuentan con la protección del Fondo de Garantía de Depósitos, lo que afecta a su riesgo. Aunque son productos más rentables no hay que olvidar que siempre están sujetos a los riesgos de la bolsa. Y es que los fondos no siempre son una opción para el inversor conservador, así que, para este perfil, la banca ofrece depósitos estructurados, un producto no exento de riesgos.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) considera que los bonos estructurados son productos complejos y de riesgo elevado. También los expertos, dado que su configuración es de difícil comprensión para la gran mayoría de los inversores. Por ello, aconsejan extremar las precauciones a la hora de contratar este tipo de productos.

Los bonos estructurados tienen cuatro importantes riesgos:

  • El del emisor. En caso de quiebra, se puede perder todo lo invertido.
  • El de tipos de interés. Si suben los tipos de interés, el precio del bono caerá.
  • El de duración. A mayor plazo de emisión, mayor volatilidad comporta la inversión.
  • El de liquidez. Generalmente, no es posible deshacer la inversión antes de la fecha de vencimiento fijada por la entidad.

A estos riesgos, hay que añadir los propios de los activos a los que va ligada la rentabilidad del bono y los riesgos que van asociados a los derivados que se hayan utilizado para referenciarse a esos activos.

Asimismo, el Tribunal Supremo se ha pronunciado en varias ocasiones sobre la comercialización de este tipo de productos, insistiendo en el deber de información acerca de los riesgos y la naturaleza del producto y los deberes de evaluación del cliente que incumbe a las entidades.

Fiscalidad de los bonos estructurados

Por último, hay que apuntar que los rendimientos, positivos o negativos, obtenidos por personas físicas residentes, tienen la naturaleza de rendimiento de capital mobiliario.

EJEMPLO DE BONO ESTRUCTURADO

Bono estructurado Repsol-Telefónica a 4 años (en este caso el producto está referenciadoa la evolución de las acciones Telefónica y Repsol).

Rentabilidad: en cada fecha de observación anual (cada 22 de octubre), el producto ofrece la posibilidad de obtener un pago en función del supuesto que tenga lugar cada año:

  • Año 1. Si el peor de los dos valores está por encima del 60% de su valor inicial, el producto paga un cupón del 10% y continúa un año más.
  • Año 2Si el peor de los dos valores está por encima del 100% de su valor inicial, el producto paga un cupón del 10% y se cancela, devolviendo el capital invertido.
  • Año 3. Si el peor de los dos valores está por debajo del 60% de su valor inicial, el producto no paga cupón y continúa un año más.
  • A vencimiento, si el peor de los dos valores está por encima del 60% de su valor inicial el producto paga un cupón del 10% y devuelve el capital invertido. En caso de que el peor de los dos valores termine por debajo del 60% de su valor inicial habrá una pérdida equivalente a la caída de dicha acción.

Cuidado con los bonos estructurados. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte del riesgo y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) los califica como un producto complejo. Pero, ¿qué riesgos tienen? Lo primero que hay que saber es que es un producto financiero de inversión con un plazo fijado de antemano, que permite al inversor la posibilidad de conseguir una rentabilidad vinculada a la evolución de un determinado activo.

Con la etiqueta de estructurados se identifica a un activo que combina dos o más productos financieros en una sola estructura. Las entidades lo ofrecen con una duración limitada, que permite al inversor la posibilidad de conseguir una rentabilidad fija (ligada a un bono o depósito) y otra variable vinculada a la evolución de uno o varios activos (acciones, índices, divisas, fondos de inversión, etc.).

Bonos estructurados de capital garantizado caixabank

1ª EMISIÓN BONOS ESTRUCTURADOS – NOTA CUPÓN ANUAL I
CAIXABANK NOTAS MINORISTAS, S.A.U.
Hasta 250.000.000 EUROS
Emitida bajo el Folleto de Base de Valores de Renta Fija Estructurados 2018, registrado en la Comisión Nacional de Mercado de Valores el 14 de junio de 2018.

CaixaBank ha dejado de vender bonos estructurados desde enero de 2019.

Otras entidades como Santander, Bankinter o Sabadell, tampoco venden bonos estructurados en oficina, para minoristas.

Los depósitos gozan del blindaje de 100.000 euros en cualquier situación, cosa que no pasa con los bonos estructurados.